La Alianza para una Agricultura Sostenible (ALAS) -que agrupa a agricultores, exportadores y cooperativas- ha manifestado que la renovación de la licencia del herbicida glifosato es “un alivio”, por su importancia para las explotaciones y para la producción de alimentos.

No obstante, las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA han afirmado, en declaraciones a Efeagro, que la renovación del permiso para usar glifosato es insuficiente y “demasiado corta”, de cinco años, en lugar de los 15 que piden los productores.

El sector agrario ha reaccionado así al acuerdo de los países de la Unión Europea (UE) para autorizar la licencia del herbicida, una decisión que la Comisión Europea (CE) adoptará formalmente el 12 de diciembre.

“De prohibirse el glifosato, peligraría el sistema europeo de producción de alimentos tal y como lo conocemos”

“Los agricultores españoles respiran hoy aliviados”, ha subrayado la ALAS en un comunicado suscrito por las tres organizaciones agrarias, Cooperativas Agro-Alimentarias, la Asociación Española de Agricultura de Conservación y Suelos Vivos y la Federación de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex).

La alianza ha remarcado que esta medida “beneficia a toda la sociedad europea, ya que, de prohibirse el glifosato, peligraría el sistema europeo de producción de alimentos tal y como lo conocemos”.

Además, ha lamentado que el proceso de negociación se haya alargado “artificialmente” por “presiones, rumores y posicionamientos políticos que nada tienen que ver con la agricultura, la ciencia o la salud”.

El director de relaciones internacionales de Asaja, Ignacio López, ha manifestado que, por un lado, los agricultores se alegran de que “se despeje la incertidumbre”, ya que de lo contrario, el permiso hubiera caducado en unos días.

Sin embargo, López ha lamentado que “por un debate artificial politizado y criterios no científicos” la renovación haya sido por un período de cinco años y no de 15, con lo que la sensación es “agridulce”.

Ha criticado que los países no hayan seguido los informes de la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (conocida como EFSA, por sus siglas en inglés) o de Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA), que concluyen que el glifosato “no es cancerígeno”.

Ven que cinco años es un plazo “muy corto”, porque el glifosato es “imprescindible” para plantaciones agrícolas

El responsable de organización de COAG, Miguel Padilla, ha señalado que cinco años es un plazo “muy corto”, porque el glifosato es “imprescindible” para plantaciones agrícolas, jardinería y para tratar malas hierbas.

Si después de esos cinco años se encontrara alternativa y un producto sustitutivo, según Padilla, no haría falta renovar la licencia, pero de lo contrario y, de momento, “parece necesario” que se prorrogue.

El secretario de organización de UPA, Ignacio Senovilla, ha remarcado que los agricultores “no están del todo satisfechos”.

“Si su uso supusiera un problema, que la UE lo renueve ni cinco años ni cinco días, pero si no hay base científica (para prohibirlo), la licencia debería ser de 15 años, al igual que en otros herbicidas”, según Senovilla.

En la actualidad, según UPA, el glifosato se emplea en una superficie que oscila entre los ocho y los diez millones de hectáreas en los campos españoles, para frutales, viña y para cultivos de siembra directa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here