La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina ha dado a conocer este viernes 15 los datos de la Renta Agraria, que ha crecido un 4,93 por ciento en 2017, para alcanzar un valor total de 28.462 millones de euros.

Tejerina, que ha participado en Ciudad Real en la tradicional comida de hermandad de Asaja, ha aprovechado su encuentro con un millar de agricultores y ganaderos de esta provincia para dar a conocer la primera estimación de las principales cifras económicas del sector agrario en 2017, de las que se desprende que la Renta Agraria bate por segundo año consecutivo el récord histórico.

La evolución de la renta agraria viene de la mano de un nuevo récord histórico de la producción de la rama agraria

La ministra ha asegurado que los datos de Renta Agraria logrados este año “nunca antes los había alcanzado España” y se ha felicitado por ello, al tiempo que ha recordado que desde que 2011, cuando tomó posesión Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, la Renta Agraria ha experimentado en España un crecimiento de un 30 por ciento.

Tejerina ha destacado que evolución de la renta agraria viene de la mano de un nuevo récord histórico de la producción de la rama agraria, 49.192 millones de euros, sostenido por el buen comportamiento de la producción animal, que ha equilibrado el ligero descenso de la producción vegetal asociado a la sequía. Asimismo, los consumos intermedios se han reducido ligeramente.

La producción vegetal, tras haber logrado cifras históricas en 2016, ha descendido ligeramente en un 1,4 por ciento, hasta los 29.031 millones de euros, en un contexto agudo de sequía, que han acusado especialmente los cereales, el vino y el mosto.

Con todo, el efecto de la sequía en las producciones ha sido contrarrestado por el buen comportamiento de los precios. En este sentido, la ministra ha destacado el aumento de valor del aceite de oliva en un 20 por ciento; vino y mosto en un 15 por ciento; cereales en un 8 % y hortalizas en un 7 %.

Las hortalizas alcanzaron su máximo histórico, con 9.600 millones de euros y han aumentado en 810 millones respecto a 2016, y compensan por sí solos prácticamente todo el efecto de la sequía sobre los cereales, que ha tenido un descenso de 847 millones de euros, tal y como ha indicado la ministra.

Para el Gobierno será irrenunciable que siga existiendo los pagos directos a los agricultores en la nueva PAC

En cuanto a las frutas, a pesar de sufrir un ligero descenso de un 0,6 por ciento, se mantuvieron muy cercanas a las cifras récord de 2016.

En cuanto a la producción animal, ha experimentado una “subida notable” de un 8,8 % respecto a 2016, debido al buen comportamiento de los precios, responsables de un 8,6 % de subida, unido a una ligera mejora de la producción, de un 0,2 %.

El mejor comportamiento en valor lo han tenido el ganado porcino (+ 10,2 %) y la carne de aves (+ 11 %), sustentados en ambos casos por sus precios. También destaca el incremento del valor de los huevos, que se han encarecido un 25,3 por ciento.

Los consumos intermedios se reducen un 1,3 % tanto en cantidad (-0,7 %) como en precio (-0,6 %), pese al incremento en un 9 % de la energía y los lubricantes, que se compensa con el descenso de los fertilizantes en un 10 % y los piensos en un 3 %. Las subvenciones totales se mantuvieron prácticamente constantes con respecto a 2016.

La ministra, que antes de aportar estos datos ha tenido palabras de recuerdo para el agricultor José Luis Irazo y los dos guardias civiles asesinados en Teruel, ha hecho mención al futuro de la Política Agraria Común (PAC).

Y ha señalado que el Gobierno de España ya tiene un documento de referencia que está analizando, aunque, ha señalado, la postura del Gobierno será la de defender una PAC pensando en los agricultores y ganaderos.

En este sentido, ha indicado que para el Gobierno será irrenunciable que siga existiendo los pagos directos a los agricultores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here