Las posiciones de Castilla-La Mancha y Murcia siguen enfrentadas sobre el trasvase Tajo-Segura cuando se reúne la Comisión de Explotación que analizará la situación de los embalses de Entrepeñas y Buendía, para dictaminar el de septiembre.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha manifestado que pronunciarse a favor de un nuevo trasvase sería un “atropello para el río Tajo”. García-Page se ha pronunciado así en el acto de inauguración de la primera fase de ampliación de un colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) en Yuncler (Toledo).

García-Page: “Si se es ecologista para subir el impuesto al diésel, se tiene que serlo para reconocer que el trasvase es un atropello”

Ha advertido que su finalidad como presidente de la Comunidad de Castilla-La Mancha es defender los intereses de la región y que lo hará frente a los gobiernos del Partido Popular o del PSOE.

García-Page ha sostenido que uno de los intereses de la región que defenderá ante el Ejecutivo es el tema del agua y el trasvase del Tajo al Segura.

Ha señalado que si se quiere ser “ecologista incluso para subir el impuesto al diésel, se tiene que ser ecologista para reconocer que el trasvase es un atropello para el Tajo, que viene como una cloaca”.

Para el presidente murciano, retrasar la recepción del agua “no es justo ni legal”

Por su parte, el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Mira, ha planteado un trasvase de forma inmediata y sin demoras para que los agricultores reciban en tiempo y forma los 20 hectómetros para este mes, ya que así lo marca la ley.

El trasvase no puede demorarse bajo ninguna excusa, ha señalado, porque “cualquier otra cosa sería no ajustarse a la ley”, ha sostenido.

Así, ha lamentado las declaraciones de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y de miembros del Gobierno cuestionando la la viabilidad y el futuro del trasvase y ha remarcado que “espera que no se repita”. Ha insistido que retrasar la recepción del agua “no es justo ni legal”.

En esta situación de confrontación, el Pleno del Ayuntamiento de Talavera de la Reina ha aprobado por unanimidad una moción planteada por el PSOE para que el Consistorio talaverano respalde las iniciativas que lleve a cabo el Gobierno de García-Page contra el trasvase.

Debate en Talavera y La Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía podrá participar en las reuniones

La propuesta, entre otros aspectos, contempla que “Talavera diga a Murcia que deje de mirar al Tajo”, así como “acabar con el Memorándum” que regula ahora las derivaciones al Levante, así lo ha expuesto el concejal socialista, José Gutiérrez.

Ha insistido en la importancia de que el Ayuntamiento apoye las decisiones de la Administración autonómica en su reivindicación de reformas legales para que en el Levante se establezca la obligación de usar el aguas de las desaladoras en industrias y regadíos.

El viceportavoz del Gobierno local, Santiago Serrano, ha apoyado la moción socialista local, pero a la vez, ha pedido al PSOE coherencia porque, según ha resaltado, el nuevo Ejecutivo central socialista ha aprobado ya dos trasvases.

Asimismo, se ha conocido que la Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía podrá participar en las reuniones de la Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura, una vez que se constituya como mancomunidad, ha manifestado el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here