Los ganaderos franceses están recrudeciendo sus protestas por el precio de la carne de vacuno que reciben y están centrando sus protestas en las grandes superficies, donde realizan anñalisis de las carnes que venden para conocer su origen. Estas protestas son el anticipo de una nueva gran movilización que los sindicatos agrarios han convocado para el miércoles 14, para denunciar la situación de crisis que vive el sector y la falta de soluciones por parte del Gobierno galo.

Después de varias protestas de los ganaderos ante minoristas de Carrefour y Super U, este sábado las movilizaciones se centraron en el Géant para ser “invitado” a participar en un enfoque de “gama de corazón”. Objetivo: Obtener una mejor valoración de la carne de vaca en lactación, pero también que los ganaderos se benefician de un precio que cubre el coste de producción.

“Los ingresos en la agricultura están en el carro. Somos los últimos de la cadena. Antes, los ingresos fueron de entre 15 y 18 000 € por año. Este año, el promedio debe ser menos de 10.000 € “, dijo Claude Henry, uno de los responsables sindicales de los ganaderos.

Para evitar incidentes, el responsable del supermercado permitió a los agricultores entrar en la tienda y verificar el origen de los productos a la venta. “La carne es de Normandía y un productor de Merdrignac. Pero el origen de los productos transformados todavía no se ha especificado, aseguróó Verónica criadora en Louargat, que advirtió que “si es necesario, vamos a volver”.

Preparan una gran protesta con carácter nacional para el miércoles ante la falta de medidas de apoyo del Gobierno

Estas protestas son un paso más en el caldeado ambiente del sector agrario francés, que para enfrentarse a un “año catastrófico”  la federación Norte Bassin Parisien (FRNBP) ha convocado una protesta el miércoles, 14 de septiembre de desafiar al gobierno. “Decidiremos lunes de la magnitud de la movilización”, dijo Luc Smessaert, presidente de la FRNBP.

GANAEROS FRANCESES 2En la vasta zona norte de la Cuenca de París, que incluye englobla Ile-de-France y 11 departamentos, los agricultores perderán en 2016 “más de 2 millones de dólares” en comparación con la media de los cinco años anteriores, de acuerdo con la federación , de la que es un “año desastroso”.

Aunque reconoce que las fuertes lluvias de junio, un final de verano seco y los bajos precios en el mercado mundial han influido en esta crisis, a la que añaden el problema de la leche y de la carne de vacuno, los agricultores se enfrentan a “la crisis agrícola más grave durante más de cincuenta año y nos enfrentamos a una completa negación del gobierno”.

Desde los sindicatos creen que la solución pasa por primeras medidas simples como la gestión de garantías de préstamos a los agricultores o la exención de impuestos a la propiedad sobre tierras ociosas, aunque lamentan que desde el Ejecutivo de Hollande “nada se mueve”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here