Además de los continuos ataques de los lobos, los ganaderos de Castilla y León deben sufrir los ataques de los buitres. La Alianza UPA-COAG de Salamanca ha denunciado la muerte de una vaca y su ternero recién nacido tras un salvaje ataque de una bandada de buitres en el término municipal de Robliza de Cojos.

La organización recuerda que son decenas de ataques de estas características los que se producen en nuestra provincia, y cada vez es más habitual que estas aves carroñeras produzcan elevados daños a la ganadería extensiva de Salamanca.

Por eso, insisten en que “este ataque a una vaca y su ternero no deja de ser un incidente más que demuestra a todos aquellos que lo ponen en tela de juicio que estas aves atacan a presas vivas, ya que el ataque de buitres se produjo aprovechando que la vaca estaba agotada por los esfuerzos realizados durante el parto”.

La Alianza UPA-COAG de Salamanca reclama un control de esta especie porque su número se está multiplicando de forma extraordinaria en esta provincia, y reclama una indemnización directa de la Administración regional para los ganaderos afectados por este tipo de ataques.

Asimismo, la organización recuerda a la Junta de Castilla y León que los ganaderos salmantinos de extensivo están actualmente en verdadero peligro de extinción ante las políticas conservacionistas que velan más por la expansión descontrolada de todo tipo de animales (lobos, jabalís..etc) y alimañas (buitres), que de las personas que viven en el medio rural, y en este caso de los ganaderos, que son los que “dan de comer a todo tipo de especies”.

En este sentido, llevan denunciando desde hace tiempo ante la Administración regional lo que está ocurriendo “en nuestra provincia con las especies protegidas, que se multiplican exponencialmente y por lo tanto cada vez atacan con más frecuencia al ganado vivo al no tener suficientes zonas específicas de comederos o muladares”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here