Una mejora de las condiciones laborales para las mujeres en el mundo rural

0
106

Montserrat Arranz Cardaba / Vicepresidenta ISMUR Segovia

La brecha salarial existente entre hombres y mujeres es significativa y en el medio rural es, si cabe, aún mayor. Se trata de un medio en el que, por un lado, hay pocas oportunidades de trabajo para las mujeres y, por otro lado, en las existentes aparece un nivel alto de precariedad laboral.

La mujeres que viven en el medio rural, en muchas ocasiones, quedan destinadas a trabajos en almacenes o lavaderos, donde las condiciones laborales son duras, por el propio tipo de trabajo, con humedades, frio y jornadas de hasta 12 horas. Condiciones, que por otro lado, no son compensadas económicamente, hasta el punto que en  algunos casos no se retribuyen las horas extras, e incluso, en ocasiones, no  se da de alta a las trabajadoras, con la pérdida de su correspondiente cotización a la Seguridad Social.

Unido a esto, los contratos, casi todos por “Obra o Servicio”, se prolongan de esta manera hasta que el empleador determina, con la incertidumbre que eso genera en la persona empleada incentivando, por otro lado, que todavía se den casos de discriminación salarial por el mismo trabajo y categoría entre las propias mujeres.

Otros puestos ocupados fundamentalmente por mujeres son los englobados en el sector servicios y/o cuidados, como en el caso de aquellos dedicados a la limpieza del hogar, donde aún hoy en día no existe la conciencia ni se reconoce la importancia que tiene llevar a cabo una contratación. La tónica general en este tipo de trabajo es que la persona empleada se encuentre en una situación de empleo ilegal, sin estar dada de alta en la Seguridad Social y, por ende, sin realizar ninguna cotización, lo que generará una situación vulnerable en un futuro y, además, un riesgo presente, tanto para la persona empleadora como para la empleada.

En este aspecto, esta situación se asemeja a la que tiene lugar con la figura del Cotitular de explotación, no hay una conciencia clara de la importancia y/o existencia de este derecho, ni por parte de las mujeres ni de los hombres, que concede todas las garantías para ambas partes.

Creemos imprescindible la demanda de mejores condiciones laborales y salariales que reduzcan, entre otras cosas, las diferencias con los salarios pagados en otras actividades y que la administración propicie la creación de empleo digno y de calidad para que las mujeres puedan permanecer en las zonas rurales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here