“La agricultura del futuro dependerá de las estrategias que tomemos para adaptarnos a unos recursos cada vez más escasos”. Bajo este convencimiento, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos coordina el proyecto “MOSOEX: Aumento de materia orgánica, gestión sostenible de sistemas extensivos” que ha sido seleccionado dentro del marco de la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícola (AEI-AGRI), una iniciativa europea para impulsar la innovación en el medio rural y ayudar a mejorar la salud de los suelos

Uno de los objetivos de la iniciativa es reducir la brecha existente entre agricultores y científicos, por eso, además de UPA, el proyecto cuenta con la participación de la Asociación Española de Agricultura de Conservación-Suelos Vivos AEAC-SV, la empresa Solid Forest, el CSIC-Museo Nacional de Ciencias Naturales, la Universidad Politécnica de Madrid y el instituto navarro INTIA, y con el apoyo de la Oficina Española de Cambio Climático.

La salud del suelo, clave para el futuro de la agricultura

“El futuro de la agricultura depende de la salud de nuestros suelos, y este proyecto viene a cubrir un hueco muy importante en el panorama investigador”, han señalado los participantes en el proyecto. Los suelos españoles son especialmente vulnerables a la desertificación, a la carencia de materia orgánica y de nutrientes básicos para el correcto desarrollo de los cultivos. Lo que pretende este proyecto es tipificar estos suelos y aportar estrategias para mejorar su salud.

España es tan diversa que de los treinta suelos que existen según la FAO, en nuestro territorio se encuentran veintiuno de ellos. Esto hace que la gestión de los suelos sea muy específica y diferente a la que se pueda hacer en la Europa continental. El proyecto MOSOEX se centrará en mejorar la gestión del suelo dedicado a los cultivos herbáceos extensivos, donde “todavía queda un largo camino por recorrer”.

Los efectos que se persiguen son aumentar el contenido en carbono del suelo, mediante prácticas de gestión innovadoras, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, luchar contra la erosión y mejorar la estructura del suelo y con ello la productividad de las tierras. Objetivos “ambiciosos”, según sus promotores, “pero alcanzables si todos, científicos, instituciones y agricultores trabajamos juntos y con un objetivo común”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here