LA UNIÓ Llauradors ha propuesto a la Conselleria un plan de acción ante la problemática ocasionada por la aplicación de medidas fitosanitarias urgentes de erradicación y control para evitar la propagación de la Xylella fastidiosa, tras haber realizado una serie de encuentros, charlas informativas y reuniones con agricultores afectados.

 

Esta organización propone arrancar de manera prioritaria todas las parcelas de almendros abandonadas en las zonas demarcadas. Igualmente, reclama el arranque sólo de los almendros afectados dentro del radio de 100 metros del árbol infectado y no de otros cultivos, puesto que es el único sensible por ahora a la subespecie Multiplex que es la detectada en la zona.

Asimismo, entre las propuestas se incluye la reducción del periodo de limitación de plantación de cinco a dos o el incremento de las indemnizaciones, fundamentalmente para los frutos secos cultivados en secano y solicitan, igualmente, que se contemple una indemnización por lucro cesante. En relación a la polémica con los apicultores, LA UNIÓ expone la necesidad de avisar de las fumigaciones con un tiempo prudencial de antelación, que recomiendan de 15 días, para que puedan trasladar sus colmenas.

Sobre el tratamiento fiscal, LA UNIÓ plantea que las indemnizaciones que reciben los productores afectados se contemplen como pérdida patrimonial y que se exima del pago del IBI o de cualquier otro tributo a las fincas afectadas por la Xylella que han sido arrancadas.

Imprescindible la puesta en marcha de un programa de formación dirigido a los agricultores afectados

Por otro lado, con respecto a la concesión de ayudas, la organización solicita que se arbitre una línea para la recuperación y replantación de parcelas abandonadas, que a efectos de la PAC y el PDR se aplique a la superficie que obligatoriamente se ha arrancado el concepto de “fuerza mayor y circunstancias excepcionales” y también que, a efectos de las ayudas a la primera instalación, se les otorgue una mayor puntuación en la baremación a las parcelas arrancadas.

“Si no conseguimos controlarla ahora, los daños que provocará en la agricultura y paisaje valenciano serán desastrosos en el futuro”, asegura el secretario general de LA UNIÓ, Ramón Mampel, quien apela a la coordinación y entendimiento de los afectados para hacer frente conjunto a la Xylella fastidiosa, como ya se mencionó en la cumbre europea contra esta bacteria.

Asimismo, LA UNIÓ considera fundamental que exista una información clara y cree imprescindible la puesta en marcha de un programa de formación dirigido a los agricultores afectados sobre las medidas que deben emprender para controlar la propagación de la Xylella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here