El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea ha concluido que las normas europeas de bienestar animal se aplican con lentitud en los Estados miembros y reclaman a la Comisión Europea (CE) mejoras en el sistema de control, aunque aseguran que ha habido progresos en los últimos años en este ámbito y dejan abierta la puerta a destinar fondos de la PAC a este capítulo.

El responsable del informe del Tribunal de Cuentas, Janusz Wojciechowski, dijo a Efe durante la presentación del texto en Bruselas que “hay un progreso real” en los estándares de bienestar animal de la UE, pero el sistema de control “no siempre es efectivo y hay que reforzarlo para acabar con esta lentitud”.

“El principal problema es el sistema de control. Una buena regulación no es suficiente si el sistema de control no es efectivo, y a menudo no lo es. Esto hay que reforzarlo y es muy importante”, indicó.

Han analizado a Alemania, Francia, Italia, Polonia y Rumanía y ven que hay “insuficiencias en el cumplimiento de los requisitos mínimos”

En concreto, agregan los auditores en el informe, la CE ha emitido orientaciones sobre el modo de transportar y sacrificar a los animales y sobre el bienestar de los cerdos, pero su aplicación sobre el terreno sigue siendo problemática.

Para examinar cómo se controla el bienestar de los animales de granja, así como la aplicación global de la estrategia de bienestar animal de la UE, los auditores han analizado la situación en cinco Estados miembros (Alemania, Francia, Italia, Polonia y Rumanía) y concluyen que hay “insuficiencias en el cumplimiento de los requisitos mínimos”.

Los auditores consideran que podría mejorarse la coordinación con controles y acabar con esta lentitud que los recursos financieros de la Política Agraria Común (PAC) podrían utilizarse mejor para promover normas de bienestar animal más estrictas.

“Puede mejorarse el uso de instrumentos de desarrollo rural, incentivando a los agricultores a mejorar los estándares de bienestar animal. Es un instrumento interesante en el período financiero actual. Lo importante es animar a los agricultores a mejorar estos sistemas”, indicó Wojciechowski.

Los sistemas oficiales de control de los Estados miembros constituyen un factor clave para la puesta en marcha de las buenas prácticas en las granjas, y los auditores estiman que la CE debe mejorar de manera efectiva su puesta en marcha.

“La CE tiene instrumentos legales para actuar de manera más efectiva y esta es una de nuestras recomendaciones, que la CE debería fortalecer la aplicación de estas legislaciones”, indicó el responsable de la auditoría.

Los auditores destacan el “éxito” de las medidas implantadas por Bruselas en ámbitos como la estabulación en grupo de las cerdas y la prohibición de jaulas no acondicionadas que no permiten a las gallinas ponedoras expresar su comportamiento natural.

Cabe recordar que estos mismos auditores europeos reclamaban hace unos pocos días una PAC más ecológica, a la vez que exigía que se rindan más cuentas de lo que se cobra por esta política agraria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here