La Guardia Civil ha detenido a los seis integrantes de un grupo delictivo, todos ellos vecinos de Almendralejo (Badajoz), como presuntos autores materiales del robo de 12.500 kilos de aceitunas.

Las detenciones se han producido dentro de la llamada “Operación Picudo” por el robo en un punto de recepción de aceitunas de Esparragalejo y en una explotación agrícola de Guareña, según ha informado la Comandancia de la Guardia Civil de Badajoz en un comunicado.

Al grupo delictivo se les ha intervenido cinco vehículos

Asimismo, se ha detenido al encargado de un punto de compraventa de este fruto, en la localidad de Almendralejo, por la receptación de la aceituna sustraída, a sabiendas de su procedencia ilícita.

La operación, según informa Efeagro, se inició por parte del equipo ROCA de la Guardia Civil de Mérida, que consiguió implicar a un grupo delictivo, todos ellos ciudadanos rumanos vecinos de Almendralejo, quienes se estarían dedicando al robo de aceitunas en explotaciones y almacenes de este fruto.

El pasado 22 de diciembre la Guardia Civil detectó cómo algunos de los integrantes conducían dos furgonetas cargadas de aceitunas, por lo que accedieron a un punto de recepción de Almendralejo.

Al percatarse de la inspección de los agentes en las citadas instalaciones, abandonaron los vehículos, cargados con 10.000 kilos de aceitunas, y consiguieron darse a la fuga.

La Guardia Civil cree que las aceitunas acababan de sustraerse del interior de un punto de recepción de Esparragalejo, en un robo perpetrado esa misma madrugada, tras romper las alambradas del recinto perimetral y sustraerlas del interior de los contenedores de la empresa.

Ante los citados hechos, se detuvo al encargado del punto de recepción de aceituna, quien a sabiendas de su procedencia ilícita, recepcionó el fruto y colaboró en la actuación delictiva.

Posteriormente, las propietarias de los vehículos, familiares de los integrantes del grupo, denunciaron la sustracción de los mismos, con el objetivo de intentar eludir la vinculación y responsabilidad delictiva de sus familiares en los robos.

Por ello, la Guardia Civil les instruyó diligencias como investigadas por un delito de denuncia falsa.

Posteriormente, con el seguimiento de otros vehículos usados por el grupo, en la madrugada del 30 de diciembre el equipo ROCA Mérida, con el apoyo de diferentes patrullas de la Guardia Civil, divisó a los miembros del grupo en las inmediación de una explotación agrícola de Guareña, cuando circulaban con 3 furgonetas cargadas de aceitunas, que presuntamente acababan de sustraer de la explotación.

Ante las señales de los agentes, los conductores hicieron caso omiso y emprendieron la fuga en direcciones opuestas y sólo se pudo interceptar a uno de los vehículos y se detuvo a uno de sus ocupantes.

Esta noticia ha sido bien recibida por los agricultores y productores de la región quienes ya habían insistido en las últimas semanas sobre la importancia de vigilar los puntos de venta de aceitunas de “dudosa legalidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here