El precio de las diferentes calidades de aceite de oliva ha bajado a lo largo de este año 2018 en el mercado de origen una media de un euro por kilo como consecuencia de las lluvias registradas a finales de febrero y que se prolongaron durante la primavera.

Tras un largo periodo de ausencia de precipitaciones y de prolongada falta de lluvias el olivar pasó de estar en una situación de presequía y de estrés hídrico a recuperarse por la pluviometría, sobre todo el olivar de secano, lo que se tradujo posteriormente en una buena floración, en un alto cuaje del fruto y en una cosecha catalogada de alta para esta campaña 2018/2019.

Los sistemas y observatorios de información de precios en origen del aceite de oliva, consultados por Efe, ponen de manifiesto que el desplome de los precios del aceite de oliva ha sido en términos de media ponderada de un euro por kilo a lo largo de este año que termina.

A primeros de este año el precio medio para la calidad virgen extra tenía una media ponderada de unos 3,6 euros el kilo cuando ahora está en 2,8; el virgen se sitúa en 2,4 cuando hace un año estaba en casi 3,5, mientras que la calidad lampante roza los 2,30 frente a los casi 3,4 de finales del pasado año.

En este sentido, cabe recordar, como se ha publicado, que la semana pasada fue la semana final del año y una semana con algún movimiento, pero pocos cambios, en las cotizaciones del aceite de oliva. Los precios en origen registraron oscilaciones a lo largo de este final de año, tanto al alza como a la baja e incluso repitieron, dejando una tendencia de algo de mejora respecto a la semana anterior.

El Sistema de Información de Precios, Poolred, de la Fundación del Olivar registró subidas. En aceite virgen extra fijó un precio medio de 2.827 euros, en vírgen el precio se fijó en 2.463 euros, y en lampante a 2.290 euros por tonelada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here