Cuando la legislatura llega a su fin, el Grupo Parlamentario de Ciudadanos, a través de su diputado de la comisión de agricultura, Toni Cató, sigue presentando preguntas sobre el sector del ibérico, hasta el punto de que ha dejado en el aire la posibilidad de que el próximo Ejecutivo, gane quien gane los comicios, deba decidir si le quita o no a la Asociación Española de Criadores de Cerdo Ibérico (Aeceriber) la gestión del Libro Genealógico del porcino ibérico.

En el prólogo de su pregunta, el diputado naranja recuerda que la citada asociación ganadera nació con la inequívoca misión, “de defender al cerdo ibérico puro, según reza de manera solemne el punto 1º de sus glosados objetivos, y de igual forma para garantizar la pureza racial de los reproductores inscritos en el Libro Genealógico y su descendencia como apuntala con absoluta claridad y precisión, el artículo 30 de sus estatutos”.

Toni Cantó cree que Aeceriber “incumple con los requisitos que la prevalente normativa comunitaria y estatal”

Sin embargo, Toni Cantó asegura que Aeceriber “ha venido matriculando en el antecitado registro oficial de la raza porcina ibérica, cientos de miles de madres reproductoras (más de 502.000 cabezas según remarca la versión digital del censo archivada por el MAPA ) sin relacionar y acreditar su parentesco, ni tampoco haber probado científicamente su inequívoco/innegable pedigrí genético de la raza” y que “para legalizar, de manera artificiosa, a estas más de 502.000 falsas madres reproductoras acondicionó en el año 2008 un fichero satélite, dentro del reglamentario Libro Genealógico –bautizado como anejo/auxiliar–, creado ex profeso “para inscribir hembras con una edad mínima de 6 meses que posean los caracteres definitivos de la raza y carezcan de antecedentes genealógicos”.

Toni Cantó asegura también que, “de esta manera, la citada asociación ganadera, incumple con los requisitos que la prevalente normativa comunitaria y estatal –de la cual dimana– impone para la correcta custodia y gobernanza de este tipo de archivos raciales, por cuanto ambos regímenes jurídicos definen un Libro Genealógico, “como cualquier libro, fichero, registro o sistema informático, gestionado por una asociación de ganaderos reconocida oficialmente o un servicio oficial, en el que se inscriban o registren porcinos de una raza determinada y se mencionen los ascendientes de los mismos”.

En este sentido, el integrante de la comisión de agricultura de Ciudadanos recalca que “para agravar aún más la situación, los rectores de AECERIBER aseguran rotundamente, –mediante un comunicado de prensa fechado en noviembre de 2016–, que pertenecer como hembra reproductora a la Sección Aneja del Libro Genealógico de la raza porcina ibérica no garantiza en ningún caso una pureza racial al 100%. Esta posibilidad sólo existe para los reproductores pertenecientes a la Sección Principal de los que se conoce un mínimo de dos generaciones de ascendientes, tal y como contempla la legislación comunitaria y nacional”. Y proseguían destacando y refrendando que, “las hembras incorporadas al Libro Genealógico en el registro auxiliar se consideran exclusivamente como animales de raza, y en ningún caso hembras 100% ibéricas o hembras de raza pura (aquellas cuyos padres y abuelos estén inscritos o registrados en el Libro Genealógico de la misma raza)”.

En otro de los pasajes de su consulta, Cantó destaca y recuerda al Ejecutivo de Pedro Sánchez, que la vigente normativa sectorial del ibérico determina que para poder usar la ventajosa denominación comercial de ibérico, “todos los productos deben de proceder de animales con al menos el 50% de su porcentaje genético correspondiente a la raza porcina ibérica”.

El parlamentario naranja muestra su preocupación por las consecuencias que conlleva aparejada la rotunda revelación destapada por AECERIBER, (las reproductoras matriculadas en la sección aneja no son de pura raza ibérica) y consulta al Gobierno, ¿si considera que se está fomentando un supuesto engaño a todos los grupos de compra, puesto que todas las piezas cárnicas obtenidas de la canal de los animales alumbrados mediante programados cruces reproductivos entre sementales de la raza duroc y reproductoras ibéricas, jamás llegarán a poseer el porcentaje mínimo del 50%  de raza ibérica que irrevocablemente demanda la norma de calidad del ibérico?”.

Quiere saber si tolerará “la comercialización las producciones cuantificadas como de 50% raza ibérica, cuando formalmente casi todas ellas esquivan e infringen la legalidad”

Ante la punible situación ocasionada, -por la inscripción de más de 500.000 hembras reproductoras con elevados índices de contaminación genética-, Cantó quiere saber también si “¿el Gobierno piensa que se está provocando un descomunal fraude a los consumidores de los productos certificados como 50% ibéricos, dado que la gran mayoría de las hembras reproductoras han sido declaradas y catalogadas falsamente como 100% ibéricas por AECERIBER?”

Cantó en su pregunta va un paso más allá y explica al respecto que “con la puesta en marcha de la última remodelación ministerial de la Norma de Calidad del ibérico, durante los años 2014, 2015, 2016 y 2017 (último computado por el MAPA) se han sacrificado en España casi 10,5 millones de animales cruzados, (ibérico x duroc) en su inmensa mayoría contabilizados y certificados comercialmente como de 50% raza ibérica”. Denuncia que la venta de este tipo de producciones de 50% de raza ibérica están alterando el mercado y perjudicando a los consumidores, por lo que consulta al Gobierno ¿si piensa seguir tolerando la comercialización de esas piezas cuantificadas como de 50% raza ibérica, cuando formalmente casi todas ellas esquivan e infringen la legalidad vigente?”.

El diputado de la formación naranja considera que el MAPA es plenamente consciente del problema generado por las malas praxis consumadas y reconocidas por AECERIBER, (las antijurídicas excepciones de trato que rigen todo el proceso de calificación y registro de las reproductoras de la raza ibérica) por lo que pregunta al Gobierno ¿si piensa seguir permitiendo la complacencia mostrada hasta ahora por el MAPA con una asociación ganadera que recurrentemente incumple la legislación?”. En este contexto, consulta igualmente “¿si el MAPA ha puesto en marcha alguna medida correctora que impida la celebración de estos perpetuados e irregulares procesos de calificación y posterior inscripción?”.

Ante la alarmante situación creada, Toni Cantó interpela al Ejecutivo, ¿si piensa solicitar al Ministerio de Agricultura que decrete la urgente y obligatoria realización de pruebas de genética molecular (análisis del ADN) a la totalidad de las madres que conforman este incompatible y desvariado fichero auxiliar?”

Para Cantó lo único que queda finalmente en el tintero, -a la vista de las graves irregularidades cometidas por AECERIBER y patrocinadas por el MAPA- es saber “¿si el Gobierno tiene previsto ordenar al Ministerio de Agricultura, la urgente retirada de la concesión, custodia, administración y gestión del Libro de Registro Genealógico del porcino de la autóctona raza ibérica a la mentada asociación ganadera?”.

1 Comentario

  1. Deberíamos tender a que la normativa llamara Ibérico solo a los puros 100% y, por ejemplo, “semiibéricos” a los de cruce 50-75%. Sería más claro para el consumidor y el perjuicio, sería pequeño, para productos con cruce.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here