El sector orujero, representado por la Asociación Nacional de Empresas de Aceite de Orujo de Oliva (ANEO), ha vuelto a dar la voz de alarma y ha vuelto a solicitar a las almazaras, cooperativas e industriales que se reduzca con carácter urgente el ritmo de producción de aceite de oliva, ya que las orujeras están al borde de su almacenamiento y se están viendo obligadas a tener que cerrar.

Como ya se trasladó la semana pasada, el sector orujero está muy preocupado por el devenir de la presente campaña, a pesar de que la producción de orujo graso húmedo se encuentra dentro de los ratios de normalidad de una campaña oleícola como la actual.

Sin embargo, según señala ANEO en una nota, el gran problema en la presente campaña no es la cantidad producida de orujo graso húmedo, sino en el poco tiempo en el que se ha producido, en apenas 45 días frente a los 90 días que hubiese sido lo habitual en una campaña normal, llegando en forma de avalancha a las orujeras.

Esta avalancha de orujo graso húmedo ya ha provocado, a día de hoy, a que algunas plantas orujeras hayan cerrado sus puertas, otras estén restringiendo la entrada sólo a sus clientes habituales y al resto les queda una capacidad de 10 – 15 días de entrada al ritmo al que se está recibiendo el orujo graso húmedo. A partir de estos 15 días la gran mayoría de las orujeras podrían tener que cerrar sus puertas al agotar su capacidad de almacenamiento.

Por este motivo desde ANEO, volvemos a solicitar a las almazaras, cooperativas e industriales, su compresión para reducir con carácter urgente el ritmo de producción de aceite de oliva, para evitar el previsible colapso de la mayoría de las orujeras por llegar a su límite almacenamiento, lo que las obligaría a cerrar las puertas por obligación, no por decisión propia.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here