Los agricultores y ganaderos siguen mirando al cielo esperando las lluvias. La sequía de este 2017 está condicionando la actividad de muchos productores, sobre todo en comunidades como Castilla La Mancha y Castilla León, donde, en lugar de hacer balance de cosechas o de siembras, se están haciendo balances de pérdidas ocasionadas por la sequía y las condiciones climatológicas o pidiendo que la Administración lo haga formalmente.

Desde COAG CLM alertan sobre las necesidades hídricas de los principales cultivos manchegos y señalan que “con los embalses de la cuenca del Alto Guadiana al 18% de su capacidad, se pone en tela de juicio, incluso, las disponibilidades adecuadas para regadío. Los agricultores no pueden aguantar una nueva campaña con nuevas pérdidas por sequía, que en el caso de la vid de secano se han elevado por encima del 40%, en olivar están cercanas al 20% y en almendro si situán por encima del 25%”, si bien la ministra asegura que aún hay margen de maniobra antes de poner en marcha las medidas de emergencia que contemplan.

Por su parte, ASAJA de León reclama a la Junta de esta comunidad autónoma que comunique formalmente el porcentaje de daños de la agricultura de regadío en la provincia a causa de la sequía.

si el porcentaje es superior al 20% se exonera a los regantes y propietarios de tierra de pagar la tarifa de riego y el canon de regulación

Según la organización, este pronunciamiento es imprescindible para que la Confederación Hidrográfica del Duero aplique la exención en el pago de la tarifa de utilización del agua y el canon de regulación, como establece el artículo 2 del Real Decreto Ley 10/2017, de nueve de junio, por el que se adoptan medidas urgentes para paliar los efectos producidos por la sequía. Esta medida entraba en vigor si la dotación de agua era inferior al cincuenta por ciento de la normal – circunstancia que en las zonas regables de la provincia de León no se produjo-, o bien si las pérdidas de producción brutas en los cultivos superaban el 20 por ciento en zonas desfavorecidas o el 30 por ciento en el resto de las zonas.

Así pues, si el porcentaje es superior al 20 por ciento (toda la zona regable está catalogada como “zona desfavorecida”), se desencadena la aplicación del artículo 2 del Real Decreto- Ley y por lo tanto se exonera a los regantes y propietarios de tierra de pagar la tarifa de riego y el canon de regulación, por lo que la organización reclama que se haga la comunicación en el menor plazo de tiempo posible. Estos importes ya se publicaron en el Boletín Oficial de la Provincia de León.

Igualmente, ASAJA León lamenta que, desde la pasada primavera, tanto la ministra como la consejera, Milagros Marcos, llevan anunciando ésta y otras medidas para compensar a los agricultores por los daños de la sequía, aunque desde la publicación del Real Decreto-Ley no se ha conocido ninguna gestión de ambas administraciones para su puesta en marcha efectiva.

ASAJA pide a su vez a la consejería de Agricultura que emita el informe sobre daños en los distintos cultivos por la sequía y heladas, a través del Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería y que se presente en el Consejo Agrario Provincial, para trasladarlo posteriormente al ministerio de Agricultura y al ministerio de Hacienda, con el fin de revisar a la baja los módulos fiscales que se aplican al sector agroganadero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here