Las estrategias de adaptación al calentamiento global de los productores de alimentos en España son un ejemplo para agricultores y ganaderos de toda Europa. UPA ha resumido la experiencia pionera de su proyecto Infoadapta-Agri este lunes 29 en Lisboa.

9 de cada 10 agricultores y ganaderos consideran que el cambio climático debe ser una materia “de la máxima prioridad” tanto para los Gobiernos como para los gestores de las explotaciones. Además, casi 7 de cada 10 reconocen haber abordado ya cambios en sus prácticas para adaptarse a la nueva realidad climática.

Estos son algunos de los datos recogidos por UPA en una consulta realizada entre productores de toda España en el marco de su proyecto Infoadapta-Agri II. Una iniciativa que ha sido tomada como ejemplo en un seminario en Lisboa, organizado por la Agencia Portuguesa de Medio Ambiente, la Fundación Biodiversidad y la Oficina Española de Cambio Climático en el marco del proyecto Life Shara, que trata de sensibilizar a la sociedad en la necesidad de una adaptación al cambio climático.

El calentamiento global, una realidad que “sienten” los agricultores y ganaderos

La agricultura y la ganadería española está “sintiendo y sufriendo” los efectos del fenómeno del calentamiento. Un 93% de los agricultores consultados por UPA asegura que el clima está cambiando, sobre todo en cuanto a que llueve y nieva menos y hace más calor. Esto ha provocado, para un 60% de los consultados, un adelanto generalizado de los cultivos.

El cambio climático está haciendo crecer la percepción de riesgo de la profesión agraria, aunque el 50% de los productores reconocen no tener la formación suficiente para abordar este problema. Las organizaciones agrarias son -gracias a proyectos como Infoadapta-Agri, de UPA- el instrumento que aporta más información práctica para adaptarse y luchar contra este fenómeno, como reconoce el 96,5% de los encuestados.

Gracias a este proyecto, UPA ha analizado 130 medidas de adaptación al cambio climático, clasificadas en función de su ratio beneficio/coste, de su potencial adaptativo y de la facilidad de aplicación, y que ya están poniendo en marcha con éxito miles de productores en España.

Estas medidas son “perfectamente aplicables a todo el sur de Europa”, como ha explicado David Erice, responsable técnico del proyecto hoy en Lisboa. La organización va a seguir trabajando para difundir los resultados de sus investigaciones y colaborando con empresas –como Bayer Crop Science- e instituciones –como la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica o la Oficina Española de Cambio Climático- para ayudar a los agricultores a adaptarse al cambio climático.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here