El Director de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), Jose Miguel Herrero, se ha puesto en contacto con ASAJA-Almería para informarle de que ha dado curso a la denuncia y la ha trasladado a la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios, que ya está analizando el comportamiento y la evolución de los precios de las hortalizas,  para que compruebe si se han podido dar prácticas abusivas o algún incumplimiento de la Ley de la Cadena.

Tal y como anunciara el Presidente de ASAJA-Almería, Francisco Vargas, durante la rueda de prensa celebrada el pasado jueves, la patronal agraria cursó a la AICA una petición de investigación sobre la caída de precios producida en origen desde la semana cuatro (finales de enero) y que ha afectado a la mayoría de las hortalizas. Esta bajada, en más de un 85% del precio de las semanas dos y tres de enero, a juicio de la Organización no están justificadas con un aumento considerable de la producción ni en origen ni en otras zonas productoras y tampoco ha supuesto una bajada considerable en los precios a los consumidores.

“En caso de que se detecte alguna irregularidad queremos que se establezcan acciones contundentes”

Para ASAJA la apertura del expediente “es un paso importante para poder dar una explicación a la brusca caída de precios de las hortalizas en origen y además para demostrar si la distribución anuló pedidos en origen para provocar la caída de los precios y que subió los precios a los consumidores para motivar una ralentizacion de la demanda, consiguiendo un efecto dominó que finalmente ha repercutido en los precios en origen”, aprovechandose además de que el Ministerio de Hacienda alertaba de la posibilidad de que se le disparara el IPC. “Queremos que se investigue y en caso de que se detecte alguna irregularidad que se establezcan acciones contundentes, hay que acabar con el abuso y con las prácticas desleales”, señala Francisco Vargas.

Por otro lado la organización agraria pedirá al comercio local la máxima colaboración para “poder desmantelar la presión que ejerce la distribución de alimentos sobre este eslabón de la cadena” y con ello poder avanzar en una relación basada en la reciprocidad, la transparencia, las buenas prácticas mercantiles y la sostenibilidad de la cadena alimentaria.  En este sentido ASAJA va a continuar promoviendo un cambio en el actual modelo comercial, que está basado en unas relaciones desiguales y donde no se tiene como referencia la propia rentabilidad del productor.

Por ello ASAJA quiere recordar “que la cadena no es sostenible en este momento ya que productos de primera necesidad como son los tomates o las berenjenas se están pagando a los agricultores por debajo de los costes de producción en una situación de mercado sin incidencias y donde la producción de la provincia es ahora predominante en los mercados europeos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here