La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), ha autorizado la realización de desembalses de agua de en torno a 5 hm3 para atender las demandas del regadío, comenzando el próximo fin de semana. La medida, adoptada y aprobada en el Pleno de la Comisión de Desembalse celebrado este lunes 30 en Sevilla ante casi 200 usuarios de la cuenca, principalmente representantes de comunidades de regantes, se destinará a atender las demandas del olivar, otros cultivos arbóreos (entre ellos el naranjo) y las hortícolas con cultivos como el ajo.

La Confederación ante la ausencia de precipitaciones y a pesar de la escasez de recursos en la Cuenca, atiende de esta manera las solicitudes de numerosos regantes para que puedan realizar un riego que se considera de gran importancia para determinados cultivos en estas fechas.

Durante esta Comisión de Desembalse, igualmente, se hizo un repaso al año hidrológico 2016-17, “más seco de lo normal”, con una media de precipitaciones entorno a un 14% inferior a la media histórica, sin apenas escorrentías, ya que han supuesto un tercio de la aportación media anual a los embalses. Esto ha supuesto que sea el cuarto año consecutivo en el que se reducen las reservas de agua en la cuenca, que actualmente se sitúan en torno al 31,5%.

Asimismo, y en tanto se vuelva a convocar la Comisión de desembalse antes de final de año, la Confederación ha hecho público una proyección de cuáles podrían ser las dotaciones a los regantes en función de las lluvias: 1.000 m3 /ha ante un año muy seco; 2.000 m3 /ha ante un año seco; 4.000 m3 /ha ante un año medio; y 6.000 m3 /ha ante un año húmedo. Hay que tener en cuenta que la dotación media aprobada en la pasada campaña fue de unos 4.800 m3 /ha.

Por su parte, la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (FERAGUA) ha valorado positivamente la decisión tomada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) de autorizar desembalses puntuales para atender las necesidades actuales de riego en arboleda (olivar, cítricos y frutales) y de hortícolas en la cuenca del Guadalquivir, en un contexto crítico de falta de lluvias. Una autorización que atiende a las propuestas trasladadas por Feragua a la Confederación y que, lógicamente está condicionada a la llegada de las lluvias durante las próximas semanas que cubran las necesidades hídricas de estos cultivos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here