La Guardia Civil ha entrado este miércoles 8 en la sede de Comapa en Madrid, el mayor distribuidor de ibéricos de España y proveedor estrella de Carrefour, para realizar una inspección sorpresa por el caso de los jamones en mal estado, según ha podido saber David Placer en economíadigital.com por fuentes cercanas a la investigación. Desde la propia empresa se asegura que no ha sido la única inspeccionada estos días ya que otros proveedores y empresas del jamón también han recibido la visita de la Guardia Civil.

La operación, ejecutada este miércoles en la tarde, ha sido ordenada por el juzgado de instrucción número 3 de Alzira (Valencia) que investiga a Comapa por su participación en una presunta trama de empresas que venden jamones podridos y en mal estado.

 

El juzgado investiga el caso tras la incautación de 100.000 kilos de productos cárnicos en mal estado, en varias naves de la comunidad y las la emisión de una alerta sanitaria por delitos contra la salud pública. Unas 30 empresas están siendo investigadas por los juzgados de Alzira y Badajoz. Las fiscalías de Salamanca y Granada también han recibido documentación que podría comprometer a os empresarios implicados.

Nuevas inspecciones y a más empresas del sector

Los agentes de paisano obligaron a los trabajadores de Comapa la suspensión de la jornada laboral y el desalojo de la sede principal de la empresa durante las inspecciones sorpresa. Sólo los altos representantes de la empresa estuvieron presentes en la sede central de la compañía, ubicada en Alcobendas, según ha podido saber Economía Digital.

Los equipos de la Guardia Civil se incautaron de ordenadores y equipos informáticos que será estudiados por si ha habido modificaciones y alteraciones en los albaranes y facturas de la empresa.

Comapa, primer proveedor de embutidos low-cost de España, ha explicado a este medio que el allanamiento de la Guardia Civil se enmarca dentro de la investigación judicial por el caso de los jamones podridos y en mal estado.

Comapa está siendo investigada por la compra y venta de productos en mal estado. La compañía ha realizado compras masivas a empresas que reetiquetaban jamones y todo tipo de productos cárnicos en mal estado para poner fechas de caducidad un año posterior a las reales.

La compañía asegura que el juzgado de Alzira no ha tomado ninguna medida cautelar en su contra y este jueves se han reanudado las actividades de la empresa con normalidad. Comapa, que está siendo investigada por su participación en la trama, asegura que se ha presentado como acusación particular para intentar aclarar las responsabilidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here