El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha incidido en la “buena salud” de la cabaña ganadera andaluza gracias al “esfuerzo de todos” y el “rigor” de los programas de control y erradicación. Así lo ha puesto de relieve durante el encuentro mantenido con las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) de Andalucía occidental (se reunirá el jueves 23 de noviembre con las de la franja oriental), donde ha puesto en valor el “gran logro” que supone el notorio descenso registrado en la incidencia de la tuberculosis bovina en animales para afectar en 2017 al 0,8% de las reses frente al 2,2% del año anterior.

Mejores son aún las noticias en lo que se refiere a la lengua azul, donde los planes de vacunación han permitido neutralizar su impacto en las explotaciones, y la brucelosis, “a la que se ha puesto cerco y casi está erradicada en la comunidad autónoma”.

Con respecto a la tuberculosis bovina, se huye de triunfalismos “pero “empiezan a verse los resultados de una intensificación de los controles”

Rodrigo Sánchez Haro ha afirmado, en este sentido, que la política de sanidad animal, con el “protagonismo indiscutible” de las ADSG (77 en toda Andalucía que abrigan a más de 27.000 explotaciones), permite garantizar los más altos estándares sanitarios y el mayor nivel de seguridad alimentaria tanto en los animales como en las producciones ganaderas, “una puerta abierta a la conquista de los mercados más exigentes”.

Con respecto a la tuberculosis bovina, el consejero ha huido de triunfalismos “porque hemos de seguir por la senda del trabajo”, pero ha destacado que “empiezan a verse los resultados de una intensificación de los controles y una mejora de la sensibilidad de los medios de diagnóstico que nos han permitido acercarnos más a la realidad del problema y reducir drásticamente en 2017 todos los índices epidemiológicos”. A su juicio, “ahora estamos más preparados que nunca para atajarlo”.

El responsable de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha insistido en el ejemplo de la lucha contra la lengua azul. Según ha expuesto, gracias a la vacunación (la Consejería ha comprado 15 millones de dosis contra los serotipos 1 y 4 para su aplicación en 2017 y 2018 por valor de más de tres millones de euros), su presencia en la comunidad no implica ninguna restricción al movimiento de animales, con la consecuente disminución de las pérdidas ocasionadas por la enfermedad. No es muy distinto el caso de la brucelosis, eliminada en la ganadería bovina y con avances considerables en las cabañas ovina y caprina, donde ya se han iniciado las actuaciones pertinentes para solicitar que se califique a Huelva y Cádiz como provincias oficialmente indemnes. Una prueba “irrefutable”, desde la óptica de Sánchez Haro, de la “efectividad” de la “cooperación estrecha” entre el sector, los veterinarios y la Administración andaluza.

Nuevas ayudas para la sanidad animal

Rodrigo Sánchez Haro, además, ha abordado con las ADSG de Huelva, Cádiz, Sevilla y Córdoba las nuevas órdenes de ayudas con las que la Consejería de Agricultura ha reforzado su apuesta por la sanidad animal a través de los presupuestos de 2018. En concreto, el departamento que dirige respaldará la labor que desarrollan estas agrupaciones en la ejecución de los programas sanitarios con una dotación de nueve millones de euros, lo que supone un incremento del 28,5% con respecto a la partida de 2017, cuando se invirtió un montante total de cerca de siete millones de euros (3,7 relativos a los Planes Nacionales de Erradicación de Enfermedades Animales; un millón más para estas mismas actuaciones; y otros dos dirigidos a los programas voluntarios).

El consejero, para quien esta colaboración público-privada es clave para detectar y actuar con rapidez ante el ataque de enfermedades vectoriales, ha destacado el compromiso con la sanidad animal de un Gobierno andaluz que, en los últimos ejercicios, “no ha dejado de aumentar el apoyo económico a las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera”.

No en vano, en 2016 y 2017 los costes de diagnóstico y toma de muestras que recaen en las ADSG para el desarrollo de los planes nacionales se han subvencionado con un presupuesto cofinanciado por la Administración autonómica y la Unión Europea (UE). “Estamos, en definitiva, dando respuesta a los exigentes objetivos que nos hemos fijado en Andalucía en materia de sanidad animal”, ha sentenciado el consejero, instiendo en los buenos datos de la tuberculosis bovina y la lengua azul.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here