LA UNIÓ de Llauradors también se ha sumado al enfado de las reducciones fiscales para los agricultores y ganaderos de la Comunitat Valenciana, publicadas en el BOE y que sirven para la declaración de la renta de este año, al considerar que» llegan muy tarde (un mes después de iniciarse el periodo de tramitación), son de nuevo totalmente incoherentes y crean agravios comparativos entre productores de nuestro territorio según su lugar de empadronamiento y cultivo». Y en especial, critican que los afectados por la Xylella no tengan módulo cero.

En este sentido, critica que el Ministerio de Hacienda no haya sido capaz de establecer ni siquiera un módulo cero para los productores afectados en las comarcas alicantinas que han perdido su cultivo y producción y todavía les ponen un módulo de 0,05 igual como en algunas localidades de la Comunitat donde no está la bacteria.

“El Ministerio parece publicar las localidades con reducción de módulos de una forma aleatoria y arbitraria»

Por eso, LA UNIÓ exige al Ministerio de Hacienda que rectifique esta Orden para que deje de ser incongruente, recoja la realidad fiscal agraria valenciana del 2018 y tenga en cuenta lo que ha expresado esta organización en las diferentes reuniones con las Direcciones Territoriales de la Conselleria de Agricultura, en las que hizo constar que “el mismo cultivo y para toda la zona productora tuvieran el mismo módulo”, cuestión que no se ha tenido en cuenta y así la disparidad es evidente a tenor de lo publicado. En este sentido, solicita a todos los Ayuntamientos afectados y a todos los partidos políticos con representación en Les Corts que muevan ficha y contribuyan a este objetivo porque el desastre es evidente.

La rebaja fiscal del Gobierno contiene olvidos imperdonables en las reducciones fiscales como es el caso de la uva de vinificación y en especial para la comarca de Utiel-Requena donde ningún término municipal tiene reducción para ningún cultivo a pesar de sufrir innumerables adversidades climatológicas; así como la cereza en las principales zonas productoras salvo alguna localidad aislada; la mayor parte de hortalizas también se quedan fuera, así como el arroz o los sectores más importantes de la ganadería valenciana como son el avícola y el porcino que se encuentran la mayor parte de explotaciones en la Comunitat Valenciana en régimen de integración y que este año se vuelven a quedar sin reducción como también sucede con la cunicultura o el ovino-caprino y el bovino de carne.

La Orden establece también «diferencias ilógicas» en los módulos entre agricultores de pueblos vecinos que tienen la misma orientación productiva y han sufrido pérdidas de ingresos por las mismas causas. Pero estas reducciones generalizadas se vuelven a bajar en función del cultivo y localidad y es aquí donde el Ministerio establece una disparidad en la tributación y por tanto un agravio que provoca pérdida de competitividad entre agricultores de pueblos cercanos que cultivan el mismo producto.

“El Ministerio parece publicar las localidades con reducción de módulos de una forma aleatoria y arbitraria, pues no se entiende pese a nuestra reivindicación permanente como un pueblo tiene uno y el de al lado con las mismas características y siniestros climatológicos sufridos otro diferente”, denuncia Carles Peris, secretario general de LA UNIÓ, quien espera se rectifiquen estos errores que vamos a trasladar inmediatamente. También es un disparate que en el caso de los cítricos, apunta Peris, se haga una reducción diferente para mandarina o para naranja. Por ejemplo Alcàntera de Xúquer tiene una reducción en mandarina -y no en naranja- de 0,13 y en Beneixida Cárcer o Cotes que están al lado, de 0,05. Lo mismo ha sucedido en otros cultivos como el olivo o almendro en la mayor parte de zonas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here