Los árboles del olivar de secano están en estos momentos cargados de aceitunas, y las organizaciones y las cooperativas agrarias se muestran optimistas y esperan una buena producción -en torno a 1,5 millones de toneladas-, siempre que no continúen las altas temperaturas y llueva en las próximas semanas.

Aunque la campaña de la aceituna para aceite comienza oficialmente el 1 de octubre y siempre se generaliza un mes y medio más tarde, este año irá con retraso y no se extenderá hasta final de noviembre o principios de diciembre como consecuencia de los efectos de la meteorología durante el crecimiento vegetativo del fruto.

Cooperativas es optimista pero solo si el otoño viene medianamente normal

Así lo ha apuntado a Efeagro el presidente de la sectorial del aceite de Cooperativas Agro-alimentarias, Rafael Sánchez de la Puerta, quien recuerda que tras la sequía sufrida en el otoño pasado, se produjo un punto de inflexión con “las lluvias de marzo” que hizo “que la situación del olivar cambiara radicalmente”.

“La primavera fue excepcionalmente favorable y el verano ha sido suave; ahora hay incertidumbre porque quedan dos meses y las altas temperaturas de estos días hacen que el olivo pida agua con urgencia, pero si el otoño viene medianamente normal, tendremos una buena cosecha, por encima de los 1,5 millones kg”, ha explicado.

Sánchez ha avanzado que el sector tiene que prepararse para evitar que la disponibilidad de mano de obra temporal no se convierta en un “problema” ante las previsiones de mayor cosecha.

“En pleno momento de expansión económica, tuvimos ya un problema y las organizaciones y cooperativas trajimos mano de obra organizada desde los países del Este de Europa” ha recordado antes de indicar que es una realidad que “hay que ir viendo”.

En Asaja, su coordinador técnico del sector de materias grasas, José Ramón Díaz, no ha querido aventurarse a dar una cifra, pero sí ha confirmado que se espera “una campaña media-alta” que empezará “con retraso, -la aceituna de verdeo ha comenzado prácticamente ahora-” y condicionada por los “días de calor”.

“Los árboles se encuentran con mejores niveles que en la campaña anterior, cuando se alcanzaron 1,256 millones t, y que en la de 2016/17 (1,280 millones t)”, ha añadido.

Se confía en alcanzar una producción cerca al 1,5 millones de toneladas

El representante de COAG en la interprofesional Aceite de Oliva Español, Juan Luis Ávila, ha precisado que mientras que la cosecha será superior en el olivar de secano, en el de regadío será similar.

A su juicio, que cuaje una buena cosecha dependerá de la pluviometría de septiembre y octubre en el olivar de secano, después de que en los pasados días se alcanzaran los 36 grados de temperatura en Jaén, una de las principales zonas productoras.

La actual estimación de COAG pasa por una producción cercana a 1,4 millones t y suficientes existencias o stock de enlace de aceite de oliva entre campañas, en torno a las 350.000 t.

El responsable técnico del sector de UPA, David Erice, ha coincidido con el resto de las organizaciones en que la meteorología ha sido beneficiosa para la producción y que la situación de los árboles es mejor que en la pasada campaña.

“Hablar de cifras aún es complicado, porque en zonas productoras de olivar de secano como Jaén han caído tormentas muy importantes que pueden afectar tanto a la cantidad como a la calidad de la aceituna, pero en general esperamos una mayor producción”, que podría situarse “en torno a 1,4 o 1,5 millones t, a los niveles de hace cuatro años”.

Las previsiones de precio deberán esperar, pero “por debajo de 2,7 y 2,8 euros perdemos dinero”

Este crecimiento convertirá a España aún más en el “principal protagonista mundial” del aceite de oliva ya que su producción compensará en gran medida la esperada caída de otros países productores del arco mediterráneo como Italia, Grecia y Túnez, con una vecería más marcada y que apuntan a reducciones de cosecha”.

En cuanto al precio, las organizaciones y cooperativas agrarias coinciden en recordar que su formación depende del nivel de producción mundial y de los agentes de la cadena alimentaria.

“El coste de producción de un litro de aceite virgen en España oscila entre los 2,7 y 2,8 euros, y por debajo de eso perdemos dinero”, ha explicado Ávila antes de criticar “la estrategia permanente de la distribución” de querer “venderlo siempre muy bajo y ganar mucho dinero”.

El sistema de información de precios en origen Poolred registra un valor de 2,728 €/l para el aceite de oliva virgen extra; de 2,528 €/l para oliva virgen y de 2,402 €/l para el lampante entre el 20 y el 26 de septiembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here