Los representantes de los productores de arroz europeos han celebrado este lunes 19 en Bruselas un encuentro con varios Ministros de Agricultura de diversos Estados Miembros, así como con integrantes del Parlamento Europeo para pedir “una rápida aprobación por parte de los Estados Miembros de la propuesta de la Comisión Europea para activar la cláusula de salvaguardia”, han declarado los representantes de las organizaciones agrícolas y cooperativas de los principales países productores, dos semanas antes de la posible votación en el comité del SGP (Sistema Generalizado de Preferencias).

“Celebramos que la Comisión Europea finalmente haya reconocido el daño económico debido a los volúmenes de las importaciones de arroz Indica y haya propuesto restablecer durante tres años los aranceles sobre las importaciones de arroz de Camboya y Myanmar”, han señalado.

En estos países, en algunos casos, el arroz se cultiva sin respetar los derechos laborales de los trabajadores y con violaciones de los derechos humanos, como le está sucediendo a la minoría rohingyaen Myanmar, obligada a huir debido a la represión violenta. La Comisión Europea ha reconocido que ha habido violaciones significativas de los derechos humanos en Camboya en relación con el acaparamiento de tierras que, declararon los productores, justifica la activación de la cláusula de salvaguardia y el cese de las importaciones subvencionadas.

Los representantes de los productores de arroz europeos ha insistido en la necesidad de “detener la competencia desleal a través del dumping social que ha provocado el colapso de los precios del arroz y ha permitido a los dos países aumentar sus exportaciones a la UE en aproximadamente 9 mil toneladas en 2012 a 360 mil en 2017”.

Los agricultores y las organizaciones cooperativas que representan a los productores de arroz intervenidos también han valorado positivamente el trabajo de la Comisión Europea de analizar las reglas relacionadas con la aplicación de la cláusula de salvaguardia, ante una posible modificación de las reglas actuales y una revisión de la legislación relacionada con la ABE.

Las prácticas de dumping ambiental y social, junto con los altos costes de producción en la UE, perjudican gravemente a la producción europea de arroz. “Acuerdos como el EBA (Todo excepto armas) deben ser necesariamente revisados, a partir de sus condiciones previas, pero también en función de los resultados que han sido preestablecidos de manera justa y humana, pero que en la mayoría de los casos no alcanzan el resultado deseado”, afirman los arroceros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here