El ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, cree que el precio del aceite de oliva debe bajar todavía 62 céntimos más antes de recurrir al almacenamiento privado. Por eso, confió este lunes en que se produzca una subida del precio del aceite de oliva que haga innecesario recurrir al almacenamiento, algo que reflejaría una situación muy crítica, indicó.

“Estamos en este momento en 2,40 (euros). Creo que sería deseable que nunca alcanzáramos el umbral del 1,78”, dijo Planas a su llegada a un Consejo de ministros de Agricultura en el que se abordará la situación de los mercados agrícolas, incluido el aceite de oliva.

“Me parece que nos debemos focalizar en este momento en intentar estabilizar al alza los precios actuales y hay mecanismos para hacerlo”

El ministro confió en que no se baje de ese nivel de precio, que sería señal de que “las cosas estarían muy mal”, señaló.

Según Planas, el precio actual del aceite “no corresponde a la situación actual del mercado”, e insistió en que confía en que se consolide “más bien al alza en las próximas semanas”.

Recordó que este año “la cosecha ha sido particularmente compleja porque la estimación inicial de producción que se situaba en torno a 1.400.000 toneladas se ha visto muy superada”, y alcanzará casi las 1.800.000 toneladas.

Planas recordó que la última vez que se tuvo que recurrir al almacenamiento privado en la UE fue en enero de 2012, después de cinco semanas consecutivas de precios bajos, y subrayó que hace falta un procedimiento que “no se soluciona en cuatro días” y que implica la aceptación de la Comisión Europea y de una mayoría de países.

“Me parece que nos debemos focalizar en este momento en intentar estabilizar al alza los precios actuales y hay mecanismos para hacerlo”, señaló.

Planas dijo que la previsión de la disminución mundial de un 5% “nos da un marco que debería conducir a precios superiores” e hizo hincapié en la importancia de medidas de autorregulación desde el punto de vista de las organizaciones de productores.

Indicó que España apoya “que en el caso del aceite de oliva, como ocurre con el vino, se pueda producir en un momento dado una decisión de no puesta en mercado de algunas categorías inferiores para promover mejor el funcionamiento del mercado y subir los precios”, y la posibilidad de regular almacenamientos por parte de los productores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here