El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ha apostado este lunes 8 por que el presupuesto europeo plurianual entre 2021 y 2017, que ya no contará con la aportación del Reino Unido por el Brexit, sea superior al 1 % del PIB de los Estados miembros que supone el monto actual, lo que permitiría que los previstos recortes en la PAC no se efectúen o sean más leve de lo que se está anunciando.

Durante la conferencia “Diseñando el próximo Marco Financiero Plurianual (MFF)”, que reunió en Bruselas a varios comisarios, ministros europeos de Finanzas y expertos en la materia, Juncker recalcó que será necesario sobrepasar ese porcentaje.

“Tendremos que gastar más del 1% del PIB europeo para llevar a cabo políticas europeas y financiarlas adecuadamente”, señaló Juncker en la conferencia, un evento que abrió la recta final para dar forma al presupuesto europeo entre 2021 y 2027, cuya primera propuesta presentará la Comisión el próximo mes de mayo.

Juncker no es partidiario de hacer recortes en la PAC ni en las políticas de cohesión

Juncker repasó las prioridades de gasto del bloque de cara al futuro, entre las que mencionó la financiación de la seguridad interior y exterior, la migración, la defensa y el empleo, y dijo “no ser partidario” de efectuar grandes recortes en partidas como la política de cohesión o la Política Agraria Común (PAC), que tendrá un impacto más directo en los cereales y el vacuno.

“Intentar solucionar los problemas presupuestarios del futuro reduciendo o finalizando la política de cohesión no es una solución que cuente con mi apoyo”, afirmó, y extendió su argumento a los recortes de la PAC, que de existir deberían ser cubiertos con una cofinanciación de las ayudas.

En ese sentido, Juncker se mostró a favor de organizar “un debate que se centre en el contenido” para después organizar los recursos financieros de forma acorde, y rechazó “fijar un tope máximo de presupuesto” antes de pensar en las prioridades de gasto.

Respecto al Brexit, el político luxemburgués instó a “no creer a aquellos que dicen que el ‘brexit’ no va a suceder” y subrayó que la hipótesis de trabajo de Bruselas es que “nuestros amigos británicos nos dejarán el 30 de marzo de 2019”.

“De aquí a entonces tendremos que encontrar la manera de reaccionar a la pérdida de una cantidad importante de millones de euros”, señaló.

“Si queremos rellenar lagunas tenemos que trabajar duro y reducir grandes programas sin dañarlos, como la PAC”

El comisario europeo de Presupuesto, Günther Oettinger, también presente en la conferencia, cifró esta pérdida en “12.000 ó 13.000 millones de euros anuales” y agregó que, además de este agujero presupuestario, la UE se enfrenta ahora a retos que hace unos años “no se podían prever”.

“Si queremos rellenar estas dos lagunas tenemos que trabajar duro y reducir grandes programas sin dañarlos, porque toda la PAC y la política de cohesión siguen siendo importantes”, dijo Oettinger, que agregó que hay dos programas, Erasmus Plus y el sucesor de Horizonte 2020, en los que “no puede haber recortes”.

Además de revisar el gasto en ciertas partidas, el comisario de Presupuesto respaldó la idea de que un mayor porcentaje de la riqueza de los Estados miembros vaya a parar a las arcas europeas. “No necesitamos un 2 % del PIB europeo, necesitamos algo más del 1 %, un 1,1 y algo por ciento (…) Quiero que me ayuden a que en sus parlamentos esto sea una opinión pública”, incidió, incidiendo en que es necesario frenar los recortes en la PAC.

La oposición en principio de Juncker y Oettinger a hacer grandes recortes a la política de cohesión se alinea con la visión del presidente del Comité Europeo de las Regiones (CdR), Karl-Heinz Lambertz, que alertó hoy en un comunicado sobre “los peligros de una UE centralizada, dividida y territorialmente ciega”.

“Si esta es la solución para cubrir el agujero presupuestario del ‘brexit’ y las nuevas necesidades financieras, la UE está deambulando en la dirección errónea”, advirtió Lambertz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here