Aún no se ha terminado el año y la cifra puede aumentar, una cifra que ya es demasiado alta. La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha valorado las pérdidas de la agricultura y la ganadería españolas hasta la fecha en más de 3.600 millones de euros, fundamentalmente por los efectos ocasionados por la sequía y ha criticado al Gobierno de inacción.

Así lo ha revelado un informe exhaustivo realizado por la organización sobre las consecuencias de la falta de precipitaciones, calificando la situación de “emergencia nacional”.

En el documento elaborado por UPA, se detalla que el último año hidrológico ha llovido un 18% menos de lo normal, lo que ha situado los pantanos al 37% de su capacidad, el nivel más bajo desde 1995.

Como se desprende del informe, la sequía afecta ya a toda España y a todos los sectores, tanto agrícolas como ganaderos. La escasez continuada de precipitaciones, unida a las temperaturas excesivamente elevadas, ha incidido muy perjudicialmente en todos los cultivos de secano y en la ganadería, al verse mermados o suprimidos los pastos y cultivos forrajeros.

UPA acusa al Gobierno de inacción y de estar mirando hacia otro lado

Esta sequía meteorológica ha derivado en una insuficiencia de recursos hídricos en los embalses, motivando fuerte restricciones en los regadíos en gran parte del país, y por tanto, ocasionando graves problemas en los cultivos de regadío.

Dentro de las principales problemáticas que recoge UPA, se incluyen la falta de agua de bebida y de pastos para el ganado extensivo y encarecimiento de los forrajes en ganadería, los problemas en los regadíos,así como la falta de tempero para las siembras, la enorme pérdida de rendimiento en cultivos y producciones y la posible pérdida de ayudas de la PAC de mantenerse la regulación actual.

Ante esta situación, UPA acusa al Gobierno de inacción y de estar mirando hacia otro lado en lugar de asumir el problema y luchar contra él. “Hay muchas cosas que se pueden hacer”, aseguran los productores de alimentos. Entre las más urgentes: destinar ayudas directas a los afectados, que se convoque urgentemente la Mesa de la Sequía, “que lleva meses sin reunirse”, y que se establezcan excepciones a la normativa para no perjudicar aún más a los agricultores y ganaderos afectados.

Así pues, UPA contabiliza las pérdidas en el sector ganadero de más de 980 millones de euros, destacando las pérdidas en vacas nodrizas (447 M€), ovino de carne (267 M€) y vacuno de leche (183 M€) y, tras éstas, las del sector apícola (60 M€) y el caprino de carne (23,9 M€) . Por su parte, la agricultura concentró el restante, destacando los cereales, maíz y remolacha (1.248 M€), el olivar (800 M€) y el viñedo (500 M€), por delante del almendro (65 M€) y girasol (35 M€)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here