Decididamente, los precios de los cereales han entrado en una dinámica que empieza a ser difícil de entender, ya que casi roza el sinsentido. Aunque la tónica desde hace muchas semanas es de estabilidad en los precios, sin a penas variaciones significativas, y así se ha mantenido la última semana de septiembre, la excepción ha sido el trigo duro, con una subida leve del 0,32%.

Lo curioso es que la semana anterior subieron, también dentro de esos baremos de porcentajes poco significativos, el trigo blando, la cebada y el maíz, mientras que el trigo duro se quedaba como estaba, para dar paso siete días después a un cambio completo, bajan, levemente pero bajan, todas las categorías y sube el citado trigo duro.

Así, según los datos difundidos por la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe), los precios de los cereales se quedaron a la baja sin grandes variaciones salvo los del trigo duro, que subieron en los mercados mayoristas durante la semana comprendida entre el 26 y el 30 de septiembre.

Los cereales registraron los siguientes precios y cambios respecto a la semana anterior: cebada, 148,09 euros/tonelada (-0,1%); cebada de malta, 158,67 euros/tonelada (+0,1); trigo duro, 209,00 euros/tonelada (+0,32%); maíz, 174,3 euros/tonelada (+0,2%), y trigo blando, 159,52 euros/tonelada (-0,06%).

Desde enero de 2016, han bajado las cotizaciones de trigo duro (-18,04%); cebada (-17,21%); trigo blando (-13,33%) y maíz (-1,33%).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here