La Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico, (Asici) está sondeando proponer al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente una modificación de la vigente Norma de Calidad del porcino ibérico, englobada en el Real Decreto 4/2014, con el propósito de rebajar la edad de sacrificio de los animales y actualizar los controles y requisitos en las campañas de montanera y poder crear un macho duroc a la carta.

Así consta redactado en una circular interna, a la que ha tenido acceso agroinformación.com, que difundió ANICE, (Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España) a finales del pasado mes de septiembre. En la misma, se da cuenta de los acuerdos alcanzados por la Junta Directiva de Asici, “que pidió a la rama ganadera e industrial que identifiquen aquellos puntos de la actual normativa del porcino ibérico que deberían ser objeto de modificación”.

Entre las propuestas de reforma enumeradas y planteadas, la circular hace especial hincapié en cuatro de ellas: “La edad de sacrificio de los animales, peso de las canales, machos de prototipo de la raza duroc, (no inscritos en el Libro Genealógico) y controles y requisitos en montanera”.

“Demandas, que no hacen más que confirmar y ratificar el fracasado modelo productivo impuesto por el Ministerio de Agricultura, a través de una disposición sectorial que no ha cumplido aún los cuatro años desde su promulgación, y que una parte del sector –especialmente los intensivistas de los falsos ibéricos (animales híbridos) cebados con pienso– quiere cambiar con la intención de asegurarse mayores márgenes de producción, al poder duplicar los ciclos anuales de engorde de su cabaña ganadera mediante la rebaja de la edad de sacrificio de los animales reconocidos ilegítimamente como de la raza ibérica y portadores de la brida blanca”, según señala el portavoz de una de las asociaciones ganaderas del porcino ibérico de pura raza y la dehesa más perjudicadas por la actual Norma de Calidad del Ibérico.

Este mismo ganadero explica que “Asici lleva tiempo intentando legalizar una práctica que se encuentra muy extendida y enraizada en el sector, (sacrificio de los animales sin cumplir los 10 meses que determina la disposición reglamentaria) y que se viene celebrando ilícitamente y con pleno conocimiento y consentimiento, tanto por parte de las autoridades competentes Ministerio de Agricultura a la cabeza y las CCAA, como de la propia interprofesional, de ahí su manifiesto y acelerado interés por dotar a dicho trámite de cobertura legal”.

El Gobierno confirma que cerca de 100.000 hembras de prototipo fueron anotadas en el Libro Genealógico fuera del plazo estipulado por la Ley

En un sector, donde se asegura que “lo desconcertante y lo ilícito se ha convertido en norma corriente”, Asici proyecta calcar y repetir la misma jugada que ya realizó, con exitoso resultado, durante todo el año 2016, con las hembras ibéricas de prototipo (sin tipificación racial, sin progenitores conocidos y sin inscribir en el Libro Genealógico).

En aquella ocasión, el Ministerio allanó el terreno para que cerca de 100.000 hembras reproductoras de estas características fueran incorporadas al Libro Genealógico de la raza fuera de los plazos de adaptación estipulados por el Real Decreto 4/2014, lo que sembró un gran desconcierto y muchas dudas legales.

De hecho, el diputado de la Comisión de Agricultura de Ciudadanos, Toni Cantó, se encargó de recoger y denunciar esta dudosa medida en una pregunta parlamentaria formulada por escrito al Gobierno de Mariano Rajoy.

El Ejecutivo, en su respuesta subrayó “que a efectos del cumplimiento de la Norma de Calidad, el plazo para solicitar la inscripción de hembras reproductoras ibéricas en su Libro Genealógico terminó el 12 de enero de 2016, tal y como establece la Disposición Transitoria Segunda, del Real Decreto 4/2014, sobe plazos de adaptación a la nueva Norma de Calidad del Ibérico respecto de las características raciales”. Y el escrito del Gobierno concluye indicando claramente que “el plazo de inscripción antes mencionado no ha sido objeto de ninguna ampliación”.

Asici trabaja en la consecución de un semental duroc ‘a la carta’ para las producciones del ibérico

La normativa sectorial del ibérico, (R.D. 4/2014) en su Disposición transitoria segunda, establecía un periodo transitorio de dos años para que los ganaderos pudieran regularizar sus animales en el Libro Genealógico de la raza. Esta medida englobaba por igual a todos los machos de prototipo de la raza duroc como también a las reproductoras de prototipo de la raza Ibérica.

Este precepto fue posteriormente corregido por medio del Real Decreto 818/2015, de 11 de septiembre. Entonces, el Gobierno, a propuesta del Ministerio de Agricultura, reformó ese capítulo de la Norma de Calidad del Ibérico arguyendo, “que transcurrida una parte importante de dicho periodo transitorio, el sector está teniendo una adaptación más lenta de lo previsto en relación con los reproductores duroc, por lo que se hace necesario modificar la redacción de la disposición transitoria segunda del R.D. 4/2014, ampliando el periodo transitorio para los machos duroc a cuatro años”.

La circular expedida por ANICE a finales de este pasado mes de septiembre entre sus afiliados, incluye la propuesta que Asici dirige al Ministerio de Agricultura, que de consumarse y concretarse, abriría la puerta a una nueva ampliación (sería la segunda) del periodo transitorio para inscribir los machos duroc de prototipo en el reglamentario registro censal de la raza.

Tal y como explica ANICE en su nota informativa interna, “el próximo 11 de enero de 2018, terminará el plazo transitorio ampliado por el Ministerio para permitir que los reproductores de la raza Duroc, se ajusten a la actual Norma de Calidad del Ibérico, en cuanto al requerimiento de estar inscritos en su correspondiente Libro Genealógico”. La patronal de las industrias cárnicas de España, prosigue apuntando “que teniendo en cuenta que persisten las dificultades para disponer de berracos Duroc inscritos en el Libro Genealógico de la raza, con las características adecuadas para las producciones de ibérico, Asici acordó solicitar al Ministerio de Agricultura una nueva prórroga del periodo transitorio”.

Y ANICE, remacha su discurso asegurando “que el equipo técnico de Asici, ha venido trabajando en la revisión del protocolo racial del Duroc para limar las diferencias existentes en el sector y perfilar un tipo racial adecuado para las producciones de porcino ibérico”.

UPA-UCE advierte que la medida que obliga a inscribir los machos duroc de prototipo en el Libro Genealógico puede arruinar a muchas explotaciones

Además, a Asici no le han faltado adeptos que sumar a su causa y a su reivindicación para lograr un cambio normativo. Un planteamiento que defiende y amplia Antonio Prieto, secretario de Ganadería del sindicato UPA-UCE Extremadura.

Según la visión de este experto, plasmada en un comunicado de prensa divulgado el pasado mes de marzo por dicha organización agraria, durante la celebración del salón del jamón de Jerez de los Caballeros, (Badajoz), “es un sinsentido que esta raza (duroc) que no aporta más calidad (a las producciones del ibérico) tenga que estar inscrita en el Libro Genealógico”. La alternativa que propone Prieto, es que se suprima el cumplimiento de dicho requisito, “porque los ganaderos llevan años seleccionando sus machos y se han adaptado a las exigencias del mercado y de la industria, pero esta medida puede arruinar a muchas explotaciones”.

Prieto muestra igualmente su preocupación porqué “las madres ibéricas están teniendo problemas en las cubriciones con estos machos, (Duroc) y además, estos no se adaptan bien al ecosistema de la dehesa”. El secretario de ganadería de UPA-UCE Extremadura pone igualmente de manifiesto “que hay industrias que rechazan a los animales que salen de estos cruces, y las explotaciones del Libro Genealógico de la raza Duroc no son capaces de abastecer las necesidades de los ganaderos del porcino ibérico”.

“De acuerdo con tales manifestaciones, resulta un delirante despropósito seguir aceptando normativamente a los machos de la raza Duroc o prototipos derivados, para las producciones de la Norma de Calidad del Ibérico, habida cuenta que la descendencia conseguida mediante la utilización de sementales reproductores de la genuina raza ibérica, ha demostrado su excelente capacidad de adaptación a la dehesa y la inmejorable calidad que caracteriza a sus producciones”, sentencia el portavoz de la mayor asociación ganadera de productores de porcino ibérico de pura raza y la dehesa, consultado por esta redacción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here