Unos 300 agricultores catalanes y aragoneses han cortado esta mañana del viernes 25 la A-2, a su paso por la localidad de Soses (Lleida), para exigir medidas contra la crisis de precios de la fruta dulce, a la vez que han rechazado la propuesta de la CE de un aumento del cupo de retirada de casi 20.000 toneladas, ya que consideran que “llega tarde y mal”.

La manifestación ha contado con el apoyo de la mayoría de los sindicatos agrarios y de algunos políticos como el eurodiputado Francesc Gambús, quien ha reclamado a la Comisión Europea que evalúe “en profundidad” las medidas correctoras tomadas y los mecanismos de ayuda ante la persistencia de la crisis.

Gambús, del Grupo del Partido Popular Europeo, ha afirmado también que las medidas adoptadas por el gobierno europeo hasta la fecha “han llegado tarde y mal, ya que son claramente insuficientes para reflotar un sector que hace tres años que se encuentra en una grave crisis”.

“Es muy grave que cada vez que haya una bajada de precios la Comisión Europea tenga que esperar la demanda de las autoridades estatales y evaluar la situación”, ha añadido el eurodiputado.

La de este viernes ha sido la primera gran manifestación unitaria del sector en Cataluña que ha contado, a su vez, con el apoyo de los alcaldes de la zona, ya que la primera convocatoria se tuvo que suspender por los atentados de Barcelona y Cambris. Con anterioridad hubo otra en Fraga.

Los manifestantes consideran “insuficiente” el aumento del cupo de retirada en cerca de 20.000 toneladas aprobada por la Comisión Europea y, asimismo, exigen un plan de choque para evitar una situación que tildan de “catastrófica”.

Asimismo, los agricultores chocan con la patronal del sector, Fepex, que, aunque reconoce que la medida de aumento del cupo de retirada llega tarde, sí considera que puede ayudar a subir los precios en el tramo final de la campaña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here