El precio del aceite de oliva se toma un respiro y aunque sin haber una unanimidad en cuando a su tendencia, si se nota que existe un mayor demanda nacional que está propiciando que se noten algunas subidas aunque no en todas las categorías.

Según fuentes de Oleoestepa, en esta semana pasada predominaron las subidas en los precios como consecuencia del aumento de la demanda existente en el mercado nacional. Dichas fuentes señalan que en el caso de los aceites vírgenes extra se cerraron operaciones a 2.800 euros (frente a los 2.750 euros de la semana anterior), el virgen repitió a 2.500 euros y el lampante subió hasta los 2.250 euros por tonelada (ante la horquilla de entre 2.200 y 2.225 euros por tonelada, de la anterior).

Por su parte el sistema Poolred de la Fundación del Olivar refleja asimismo subidas en virgen y lampante, mientras que se han notado descensos en el aceite extra. Así, en el aceite virgen se fijó un precio medio de 2.364 euros por tonelada (frente a los 2.354 euros de la semana anterior), el lampante a 2.202 euros ( frente a los 2.081 euros, de la anterior) y el extra descendió ligeramente hasta los 2.692 euros (2.708 euros, la anterior).

De igual forma, según el último Informe semanal de Coyuntura del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para la semana que va del 14 al 20 de enero, se registraron descensos generalizados en los precios medios de los aceites de oliva, excepto en el aceite de orujo refinado que permanece estable. Aceite de orujo crudo (-1,68%), aceite lampante (-1,07%), aceite virgen (-0,70%), aceite de oliva refinado (-0,27%) y aceite virgen extra (-0,25%). El aceite de girasol refinado sube un 0,13%.

En definitiva semana de movimiento en el que el precio del aceite de oliva se toma un respiro pero que, de forma paralela, no debe ocultar el grave momento que atraviesa el sector orujero, representado por la Asociación Nacional de Empresas de Aceite de Orujo de Oliva (ANEO),  que ha vuelto a dar la voz de alarma y ha vuelto a solicitar a las almazaras, cooperativas e industriales que se reduzca con carácter urgente el ritmo de producción de aceite de oliva, ya que las orujeras están al borde de su almacenamiento y se están viendo obligadas a tener que cerrar.

(Foto principal: asajajaen.com)

2 Comentarios

  1. esto del precio del agricultor tiene algo de tranpa. está claro que el agricultor está al final de la cedena y a quién menos se paga, pero también hay que reconocer que hay muchos costes hasta que llega al consumidor final. Donde se juega más es con las calidades y manipulaciones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here