Francia votará de nuevo en contra de la propuesta de la Comisión Europea (CE) de renovar la licencia del herbicida glifosato durante diez años, según ha avanzado el Ministerio francés de Transición Ecológica. Fuentes ministeriales confirmaron a Efe que el país se pronunciará en contra de esa renovación por las incertidumbres que persisten sobre la peligrosidad de esa sustancia.

Los Estados miembro de la Unión Europea (UE) deberán decidir a principios de octubre si aprueban la renovación de la autorización de uso del glifosato durante los siguientes diez años, un acuerdo que se ha visto retrasado dos años debido a la presión ciudadana. Y la negativa de Francia pone en peligro la mayoría de países necesaria para autorizar su aprobación, ya que tiene una posición clave para alcanzar la mayoría cualificada en este caso.

La clave para renovar la licencia del glifosato sigue siendo las discrepancias sobre si es o no cancerígeno

En 2016, Francia, junto con Malta, se opuso a la renovación de su licencia en la UE, que expira a finales de año. Otros siete países se abstuvieron, incluidos Alemania e Italia, lo que bloqueó una decisión que volverá a abordarse en octubre.

Se da la circunstancia de que mientras el Gobierno francés rechaza su utilización, los agricultores galos utilizan presisamente el argumento de su uso para justificar los ataques a los camiones y productos españoles, al considerar que tienen ventajas económicas por su utilización mientras que ellos deben buscar otras alternativas más costosas.

Según la organización Avaaz, miembro de la coalición “Stop Glyphosate” (“Paren el Glifosato”), esa sustancia es uno de los herbicidas más extendidos en el mundo y el debate se acrecentó tras su clasificación como probable producto cancerígeno por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este contexto, en junio de este año, el comisario europeo de Salud, Vytenis Andriukaitis, subrayó en el Parlamento Europeo el “amplio consenso” a nivel internacional en relación al glifosato como “no cancerígeno” y explicó que sobre la base de los informes científicos en esa línea, la CE ha recomendado renovar la autorización de esa sustancia durante diez años. Por otra parte, lamentó que el debate se haya politizado e ignore las evidencias científicas.

Cabe recordar que tanto desde las organizaciones de productores europeas, como el Copa y la Cogeca, como recientemente en las organizaciones españolas, como AVA-ASAJA y la UPA, han venido defendiendo no sólo su uso, sino que la autorización se amplíe hasta los 15 años en lugar de los diez que se está barajando ahora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here