A pocas fechas para que se dé por concluida la campaña de la remolacha azucarera en la provincia de Cádiz, que ya lleva molturadas 519.884.835 toneladas líquidas, con una riqueza media del 16,85 grados de polarización y un descuento por impurezas medio del 8,98%, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos –COAG- Cádiz quiere denunciar los importantes perjuicios económicos que están sufriendo los remolacheros gaditanos por la discriminación de este cultivo andaluz con respecto al del norte de España en el reparto de las ayudas PAC.

Concretamente, y según la estimación que ha realizado el equipo técnico de COAG Cádiz, atendiendo a los datos estadísticos de la Consejería de Agricultura sobre la superficie de remolacha sembrada en Cádiz en el primer periodo 2015-2017, a la información del FEGA sobre el importe unitario de las ayudas cobradas, y extrapolándolos al marco presupuestario 2014-2020, la remolacha de la provincia de Cádiz perdería  aproximadamente 2,6 millones de euros por el injusto reparto de las ayudas PAC.

COAG Cádiz destaca el agravio comparativo que sufre la provincia de Cádiz y Andalucía respecto a otras zonas productoras, ya que mientras la remolacha del sur recibe 316 euros por hectárea, la del norte recibe 499 euros (datos de 2017). Con un reparto uniforme, el importe de la ayuda hubiera sido, para la remolacha de toda España, de 462 euros.

 

AÑOS

 

Importe Unitario/Hect. Sur

 

Importe Unitario/Hect. Norte

 

Suposición reparto uniforme

2015283,35521,33466,30
2016354,10573,83527,88
2017316,02499,93462,17

 

La explicación a este desbarajuste la encuentra COAG Cádiz “en la mala gestión política, tanto de un gobierno como de otro”. En este sentido, Miguel Pérez, secretario provincial de la organización, en la misma línea manifestada por el responsable de COAG Andalucía, Miguel López, considera que las ayudas acopladas “han sido diseñadas bajo un criterio político y sin base objetiva por el anterior Gobierno y mantenidas por dejación por el actual ministro, que no ha rectificado en plazo para establecer un criterio de reparto igualitario. Lo tendría que haber comunicado a Bruselas antes del 1 de agosto”.

Los datos son irrefutables y dejan entrever cómo el sistema de reparto que diseñó el que fuera ministro de Agricultura, Miguel Arias, “es absolutamente arbitrario, incumpliendo su promesa de aplicar la reforma con criterios objetivos, en el que sistemáticamente Andalucía era la gran perjudicada”.

En su análisis de la situación, COAG destaca que la comunidad autónoma andaluza ha sido la gran perjudicada, ya que perdió presupuesto tanto en las ayudas directas (Pago Básico, Pago Verde, Jóvenes y Pequeños Agricultores) como en Desarrollo Rural, “y no se vio compensada con unas ayudas asociadas que se diseñaron con un criterio político y sin base objetiva”.

Por ejemplo, mientras que en la remolacha se ha tomado como criterio el rendimiento, en el tomate de industria ocurre lo contrario: Andalucía es más productiva pero tiene menos superficie, y se ha tomado este criterio, la superficie, para conceder la ayuda.

A la hora de poner topes a las ayudas, sólo se le ha puesto al girasol, curiosamente el cultivo en el que destaca Andalucía, que por tanto también pierde fondos. Y además, quedan sin apoyo o con apoyo insuficiente sectores estratégicos o en grave riesgo de abandono como el olivar en pendiente, la uva pasa, la aceituna de mesa, el trigo duro, la ganadería  o los frutos secos.

En total, Andalucía aporta el 31% del presupuesto de las ayudas acopladas y recibe el 13,3%, lo que significa que nuestra comunidad pierde casi 350 millones en todo el período (58 millones por año).

Más para la remolacha del norte, a costa de mucho menos para la del sur

Los remolacheros de la provincia, localizados en Campiña de Jerez, Sierra, La Janda y Costa Noroeste, tendrían que haber recibido en los tres últimos años más de 3 millones de euros y no 2 millones. Y según las estimaciones realizadas, en 2020, en vez de 7,5 millones que le corresponderían, la remolacha del sur recibirá 4,8 millones de euros.

Así, todo lo que pierde Andalucía con este reparto discriminatorio lo ganan Castilla y León, País Vasco, La Rioja y Navarra. Sin embargo, y en esto hace hincapié COAG Cádiz, si se hiciera de manera igualitaria, la pérdida para la remolacha del norte no sería tan significativa.

Desde COAG Cádiz se insiste en que estos desequilibrios se pueden corregir en este marco presupuestario solicitando el cambio en las ayudas asociadas.

Así mismo, para COAG Cádiz y COAG Andalucía es imprescindible que en la PAC 2021-2027, que actualmente se negocia en Bruselas y en su correspondiente aplicación a nuestro país por parte del nuevo ministro de Agricultura, “haya un cambio de rumbo, para reparar el agravio cometido con Andalucía y poner al modelo social y profesional mayoritario en el centro de las políticas agrarias”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here