La situación de crisis cada vez más patente en el sector del almendro puede acabar no solo con denuncias ante la AICA por la venta a resultas, sino con un enfrentamiento interno si no se toman medidas a corto plazo. Y, por ello, la reunión de la Mesa Nacional de los Frutos Secos del próximo día 27 puede ser decisiva, ya que los productores de almendra van a exigir soluciones al Ministerio porque consideran que el actual sistema de precios, con especial incidencia en el papel que juegan las Lonjas, no está resultando y porque está controlado por una industria que marca las cotizaciones por las que va a pagar. “Es como si el zorro estuviera guardando a las gallinas. Y eso no puede ser así”, según señala Paqui Iglesias Galera, responsable nacional de Frutos Secos de UPA.

Desde la organización se quejan de que “no hay una regulación adecuada y no puede ser que el sector esté en manos de quienes hacen lo posible y lo imposible para que los precios sean a su gusto“.

Las soluciones pasan por apostar por la calidad y no la cantidad, una Interprofesional y frenar las importaciones de EEUU

Aunque reconocen que la almendra ha vivido una burbuja, en la que ha habido mucho dinero, el problema ahora es que “están entrando fondos de inversión y multinacionales que está secuestrando al sector, a los agricultores de toda la vida”. Unos almendricultores que, como señala Paqui Iglesias, “no están de acuerdo con los que cobran ahora ni con lo que cobraban cuando estaba más alta. El agricultor no quiere ni cobrar tanto ni tan poco, quiere unos precios de referencia claros que garanticen sus cultivos y asumen que podrán variar algo arriba y abajo en función de muchas cosas, como la sequía, las plagas,…. Lo que no quieren es lo que sucede ahora, que por no haber no hay ni un precio para vender“.

Por eso, la responsable de UPA cree que el futuro del sector pasa por dos alternativas. Por un lado, “apostar por la calidad y no la cantidad”, y ahí juega mucho la apuesta por crear una marca de calidad, “aunque esta iniciativa lleva diez años encima de la mesa y nuca se ha hecho nada”.  La otra alternativa es frenar las importaciones de almendra de EEUU. “no puede ser que las mismas multinacionales que están marcando los precios en España sea las que importen tanta almendra californiana a un menor precio”. Y aquí la propuesta de UPA toma un rumbo más peligroso, al plantear que “de la misma manera de Trump está frenando la llegada de la aceituna de mesa española a EEUU, Europa debería hacer lo mismo con la almendra de California”.

Por último, la responsable nacional de Frutos Secos de UPA no oculta que la mejor manera de afrontar todos estos problemas pasaría por crear una Interprofesional, “pero siempre se habla mucho de ella, pero se hace poco, quizás porque hay personas que tienen miedo a perder su protagonismo personal, ya que, por desgracia, en este sector se ha actuado con mucho ego”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here